miércoles, 20 de julio de 2016

Finalización de la primera etapa del Taller Universitario Pro Bono

Desde la Comisión Pro Bono estamos muy orgullosos por este primer cuatrimestre exitoso del Taller Universitario Pro Bono de la Universidad Torcuato Di Tella.
Algunos de las temáticas trabajadas este cuatrimestre fueron:


- “Litigios estratégicos en materia de discapacidad” clase llevada adelante por Segundo Pinto abogado del estudio Llerena,
-“Lavado de dinero para OSC`s” clase dictada por Federico Casal, abogado penalista socio del estudio Casal, Romero Victorica y Vigliero y
-“La problemática del Voluntariado Social en las OSC`s” clase a cargo de Nilo Thomas socio del estudio Bruchou, y Geraldine Moffat e Inés Lucena abogadas del mismo estudio.

El Taller busca acercar el trabajo Pro Bono a los estudiantes de abogacía para que las nuevas generaciones de abogadas y abogados ingresen a la profesión comprometidos desde un comienzo con la práctica y filosofía Pro Bono, al mismo tiempo que les da una oportunidad de tener un primer acercamiento a la práctica profesional ya que pueden realizar una pasantía en el estudio Beccar Varela.

Por su parte, los estudiantes benefician a la comunidad asesorando a ONG´s con la supervisión y transmisión del conocimiento técnico legal de un abogado coach de la red de abogados de la Comisión Pro Bono.

Seguimos construyendo una sociedad mejor 

lunes, 18 de julio de 2016

¿Por qué los abogados debemos hacer trabajo Pro Bono?

Les compartimos la nota de Juan Pablo Vigliero publicada en la Revista Del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, Edición Julio 2016.-

¿Por qué los Abogados debemos hacer trabajo Pro Bono?
por Juan Pablo Vigliero[1]








[1]Abogado, ex Presidente de la Comisión de Trabajo Pro Bono e Interés Público del CACBA. 

La Comisión de Trabajo Pro Bono e Interés Público viene desarrollando su tarea en el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, desde el año 2001 en que fuera fundada por un entusiasta grupo de consocios. La Comisión presta colaboración profesional totalmente gratuita, en casos de interés público, de acceso a la Justicia por sectores vulnerables, y de asesoramiento a organizaciones no gubernamentales.

Actualmente está conformada por Abogados de diecinueve Estudios Jurídicos y una Compañía (Allende & Brea; Allende & Ferrante; Baker & McKenzie; Beccar Varela; Brons & Salas; Bruchou, Fernandez Madero & Lombardi; Bulló Abogados; Casal, Romero Victorica & Vigliero; Del Carril, Colombres, Vayo y Zavalía Lagos; Fontan Balestra; La Meridional Compañía Argentina de Seguros S.A.; Llerena & Asociados; M & M Bomchil; Marval, O´Farrell & Mairal; O´Farrell; Perez Alati, Grondona, Benites, Arnsten, Martinez de Hoz; Raggio & García Mira; Silva Ortiz, Alfonso, Pavic & Louge Abogados; Zang, Bergel y Viñes; y Zapiola Guerrico & Asociados), quienes han suscripto la Declaración Pro Bono para las Américas, comprometiéndose a prestar 20 horas de trabajo pro bono por Abogado por año. Potencialmente la Comisión cuenta con más de 1.000 profesionales dispuestos a donar su tiempo. Cuenta con una Mesa Directiva, un Equipo de Coordinadores que representan a varios de los Estudios, y un staff permanente compuesto por una Coordinadora Ejecutiva y una Ayudante de Coordinación.

La Comisión , a través de los Abogados que la integran, ha intervenido exitosamente en litigios estratégicos sobre acceso a la información pública, discapacidad, discriminación y transparencia institucional entre otros; ha intervenido también en proyectos ligados a la problemática del consumo de drogas, y actúa en programas sobre adopción y sobre difusión de la Constitución Nacional; acaba de suscribir un Convenio con el Ministerio de Justicia de la Nación para brindar asesoramiento legal a los habitantes de villas de emergencia porteñas 21-24 y 31-31 bis; participa de programas universitarios para la promoción de la actividad entre estudiantes avanzados de derecho; y viene asesorando a más de 500 ONG´s. También se ha encarado la difusión del Pro Bono a los Colegios de Abogados del Interior, a través de la actuación conjunta con la Federación Argentina de Colegios de Abogados, e integramos la Red Pro Bono de las Américas, que nuclea iniciativas de esta clase en distintos países del Continente, desde Canadá y Estados Unidos hasta Chile, que actúan bajo el lenguaje sustantivo y procesal universal del Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos.



La actividad es variada y dinámica. Tanto como las carencias, omisiones o desvíos del Estado, que obligan a que desde el quehacer privado deba suplirse su rol.

Uno de nuestros objetivos es que la actividad Pro Bono siga el camino de la institucionalización, esto es, que su práctica esté estandarizada entre las distintas organizaciones que nuclean a profesionales de la Abogacía como en las que los forman. Ello demanda su legitimación: el que la práctica sea reconocida y aceptada por aquellas organizaciones. Resulta imprescindible entonces bucear una y otra vez en el desarrollo conceptual como base de la legitimación y de la institucionalización del Pro Bono. El término “Pro Bono” viene de la locución latina “por el bienestar público”, asociándoselo usualmente al trabajo no remunerado que realiza un Abogado en casos o asuntos de interés público o para colaborar con los sectores sociales a quienes más se les dificulta el acceso a la Justicia.

Sabido es que el mundo está regido por sistemas y reglas, y en el cual -como enseñaba C.S. Nino- el Derecho, como el aire, está en todas partes; sabemos también que los seres humanos no viven sino que conviven como señalaba Ortega y Gasset, y que tal entramado de acciones, conductas y comportamientos cruzados entre ellos, y entre ellos y la Autoridad Pública, genera conflictos. Precisamente los Abogados somos especialistas en reglas y en el Derecho, y tenemos el raro privilegio del monopolio al acceso a un sistema de resolución pacífica de disputas llamado Poder Judicial. Esta posición dentro de la comunidad es valiosa pues no puede eludir su fin social. A veces es cuestionable la imagen que los Abogados pueden tener en la comunidad, asociándoselos a los conflictos. No olvidemos sin embargo que ya Aristóteles comparaba a los tribunales con los hospicios, y a los jueces con los médicos, lidiando los primeros con las enfermedades del alma y los segundos con las físicas. Pero justo es decir que detrás de toda revolución en defensa de los derechos individuales, de la resistencia a los autoritarismos y a las tiranías, de impulso y sanción de las constituciones, de toda legislación de progreso y de cada fallo trascendente de la Corte Suprema, también han estado los Abogados. Sea como sea, los Abogados somos un componente indispensable en las sociedades contemporáneas y, más allá de los prejuicios, los estereotipos, las bromas, las horas facturables, la competencia, las corbatas caras, la imagen de halcones corporativos despiadados o de cuervos que aguardan o de caranchos de ocasión, estamos llamados a cumplir una función de contención social, de control del Estado y de facilitadores del progreso.

Ocupar esa posición de privilegio en una comunidad genera deberes. No se trata de hacer caridad al realizar trabajo Pro Bono, sino de contribuir en beneficio del conjunto del que somos parte, y cuya suerte es también la nuestra. Es sabida la discusión sobre si debemos ayudar o no, sobre si el Estado puede dictar mandatos al respecto, sobre si debe serse condescendiente con quienes no se esfuerzan y logran sus metas, y si es suficiente con hacer bien las cosas en nuestro metro cuadrado. Pero más allá de la indiscutible circunstancia de que la práctica de la abogacía que asiste a quienes no pueden afrontar los costos de un letrado, es un imperativo impuesto por la ley (L. 23.187 de colegiación, Art. 6º), propongo revisar la postura de quienes elijen no involucrarse, por no sentirse compelidos a ello.

¿Por qué importaría involucrarnos si en nuestro ámbito de actuación observamos los cánones de nuestra profesión, nos esforzamos, no estorbamos a nadie ni realizamos acciones negativas que ataquen derechos de terceros? Esto nos conduce al concepto del llamado “merecimiento moral”, debatido en el campo de la Ética: la creencia de que determinados individuos ocupan determinada posición por el privilegio de nacer en determinadas circunstancias y entorno familiar o social, o contar con determinadas habilidades, o aún haberse esforzado optimizando las oportunidades que tuvieron, desestimando lo aleatorio que puede resultar la concepción de una persona física. ¿Qué “merito” hay en que la concepción como mecanismo biológico forme a un individuo en un lugar del Planeta, en determinado tiempo, y no en otro? La omnipotencia que lleva a creerse “superior” por derecho propio es asimilable a quien simplemente se cree “afortunado” de haber nacido en determinado país y no en otro, o en cierta clase social. No todos quienes se esfuerzan llegan si, además, no tienen acceso a determinadas herramientas u oportunidades. Tomar conciencia de esta contingencia sería un argumento más para entender que la solidaridad entre congéneres no debería ser algo meramente disponible al antojo particular, puesto que integramos un conjunto y no una suma aislada de entes autónomos. Y entendiendo el mandato de solidaridad, resultará perfectamente normal la concepción de cooperación social y, obviamente la de justicia como equidad en el reparto.

Si a lo dicho le sumamos la circunstancia del conocimiento especializado que tiene el Abogado, pocas excusas quedan para no poner aunque más no sea una pequeña porción de su tiempo, al servicio de los demás.

miércoles, 13 de julio de 2016

Redefiniendo el sentido del éxito en la economía: Empresas B

En el auditorio del estudio Beccar Varela, se llevó a cabo el desayuno de actualización “Empresas B: Un nuevo modelo de negocio sustentable. Presentación del anteproyecto de ley”.
La Empresa B se presenta como una nueva forma de organización que busca romper los paradigmas tradicionales de organización corporativa y redefinir el sentido del éxito empresarial conciliando la búsqueda del beneficio económico, con intereses no financieros los cuales se compromete a defender para llegar a tener un impacto positivo en la comunidad y/o en el medio ambiente.
Se trata de una iniciativa superadora de la Responsabilidad Social Empresaria (“RSE”) que deja de ser un departamento o sector de la empresa e incorpora sus valores en toda la cadena del negocio desde ventas a proveedores. Los Inversores, los Trabajadores y los Consumidores quedan alineados en conjunto al ser parte de una misma visión colectiva.
Desde la Comisión Pro Bono participamos y apoyamos esta iniciativa. ¡Felicitaciones!

Seguimos trabajando! Un nuevo beneficiario de los servicios Pro Bono: Integrando Sabores

Abogados de la red de la Comisión Pro Bono del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires se reunieron con los directivos del proyecto “Integrando Sabores” para brindarles asesoramiento societario para constituir su personería jurídica.
El objetivo de “Integrando Sabores” es generar un proyecto de inclusión laboral para personas con discapacidad. Su propósito es doble, por un lado desean construir un espacio de trabajo agradable, estimulante y con proyección para personas con y sin discapacidad, y por el otro apuntan a que este modelo de gestión funcione como un espejo que muestre a la sociedad en general lo que se puede lograr en cualquier ámbito laboral: la inclusión.

El negocio a través del cual llevarán este modelo a la práctica, es un autoservicio de verduras y semillas que contará con un bar anexo en el  que se van a vender alimentos derivados de los productos que se comercializan (licuados, ensaladas, etc);  en este espacio también se realizarán talleres, charlas y cursos que aborden la temática de la alimentación consciente.

La idea es crear un estilo de trabajo de cooperación, que cree una sinergia laboral, es decir, donde cada miembro del equipo contribuya a potencializar las capacidades de cada uno y del todo creando así un equipo de trabajo inclusivo donde la diversidad sea el ingrediente diferencial y un valor agregado. El Estudio Beccar Varela, miembro de la Comisión Pro Bono, llevará adelante el asesoramiento de Integrando Sabores.  

Felicitamos a todo el equipo por tan exitosa iniciativa!

jueves, 7 de julio de 2016

Pro Bono en Argentina y Latinoamérica

La Fundación Thomson Reuters – TrustLaw y la Comisión de Trabajo Pro Bono e Interés Público del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires realizaron el viernes 1 de julio la mesa redonda “Pro Bono en Argentina y Latinoamérica: Nuevas Tendencias, Desafíos y Oportunidades” con la presencia de más de 30 abogados.El objetivo fue promover el dialogo e intercambiar experiencias acerca del estado del Pro Bono en la Argentina y la región, cómo trabajar con empresas sociales, universidades, organizaciones de la sociedad civil, acceso a la justicia, y los retos en el ejercicio de pro bono.Se analizó la filosofía del trabajo Pro Bono en la Red de Abogados Pro Bono, destacando la idea de una cultura colaborativa entre quienes generalmente compiten junto con la necesidad de innovar permanentemente para encontrar nuevas formas en las cuales llevar adelante este cambio en el ejercicio de la profesión.Mucho por trabajar, proyectos desafiantes y muchas oportunidades para la Argentina y la región.

Mesa Redonda: El Acceso a la Información Pública

El día jueves 30 de Junio se realizó en la sede del Colegio la mesa redonda acerca del Rol de los Abogados en el Proyecto de Ley de Acceso a la Información Pública.
La mesa contó con destacadas personalidades de nuestro país y del país vecino Chile que expusieron la problemática general a la posible sanción de la ley en nuestro país.


Comenzó exponiendo el Dr. Roberto Soba quien aseveró que esta ley permitirá mejorar la propia gestión del Estado ya que crea un ámbito de negociación distinto del ámbito judicial. Asimismo mencionó que en los Estados Unidos el 50% de los pedidos de información provienen de privados con temáticas de negocios y distintas aplicaciones prácticas de esta herramienta en el resto de los países. Los ejes principales de la charla fueron el acceso a la información pública como herramienta para el ejercicio de la Abogacía. Luego, el Dr. Juan Pablo Olmedo, abogado chileno que integra el Consejo para la Transparencia de Chile hizo una breve reseña sobre los distintos reclamos que tramitaron ante el organismo y se refirió a la confianza pública en el sistema de Justicia como clave para el éxito de la Ley y el buen uso de la información.



miércoles, 6 de julio de 2016

Cada vez son más los jóvenes del país que se interesan por la práctica Pro Bono


El pasado jueves 2 de julio representantes de la Comisión Pro Bono del Colegio viajaron al Plenario de la Comisión Nacional de Jóvenes Abogados que se desarrolló en San Juan para difundir la filosofía pro bono destacando la importancia de asociarse y de ayudar con lo que mejor sabemos hacer: ejercer la profesión. Se debatió sobre los tipos de casos con algunos ejemplos. 
Se presentó el “Programa de Patrocinio Pro Bono para facilitar el acceso a la justicia” remarcando la importancia del mismo y “La Constitución va a  la Escuela”. Señalamos que ambos proyectos serían los casos viables y de fácil implementación para materializar en un futuro la RED NACIONAL PRO BONO a través de FACA. Se resaltó especialmente también el rol de los jóvenes en esto.

Se generó un clima de interés, entusiasmo y preguntas, quedando a disposición la Comisión Pro Bono y en contacto con todos los asistentes para las dudas y consultas que les surjan en la implementación del pro bono en cada Colegio provincial, siendo un éxito el primer acercamiento y muy prometedora la expansión de esta práctica. Seguimos trabajando.